Manifiesto PCG

A LA SOCIEDAD
A NUESTROS CLIENTES
A NUESTROS SOCIOS
A NUESTRO EQUIPO

Ante el mundo, nuestro símbolo, manifestamos el invariable compromiso de guiarnos siempre por la divisa de la casa; Disciplina, Honor, Honradez, Tradición.

-Que así sea y que siempre nos oriente-

La disciplina es nuestra línea axial de conducta; eje donde gravitan el compromiso que tenemos con el saber y nuestra responsabilidad con el deber.

El honor constituye la piedra angular de nuestra constitución organizacional; es el baluarte desde donde nos sustentamos como institución.

La honradez nos significa el más absoluto respeto por la verdad en la palabra y en los hechos; con la verdad guiamos nuestro ser y honramos nuestro hacer.

La tradición es honra y prez de nuestro origen, de lo que somos y hacia dónde vamos; con hondas raíces en la ciencia jurídica tres generaciones nos unen, vinculan y comprometen solemnemente con la función jurídica y empresarial como instrumento de integración social.

Para nosotros, Poblete Consulting Group®, el Derecho, la Ley y la Justicia, deben ser el correlato del Orden, la Paz y la Armonía en la sociedad; asumimos así, como condición sine qua non, el fundamento en que creemos y donde debe sustentarse el desarrollo y el progreso.

Si bien la fuerza del Estado puede mantener la paz, es la fuerza moral del Derecho la razón primaria por la que se logra alcanzar la armonía en el entramado de la convivencia social.

Por lo tanto, nosotros decimos que no es el derecho un medio para alcanzar la justicia; sino que la justicia debe ir implícita en las leyes, contenida en sus disposiciones y su aplicación, para realizarse como valor ante el Derecho que las crea; una previsión no es justa solo por el hecho de que se le consagre formalmente como ley, debe ser ley porque en esencia sea justa; así entendemos lo que debe significar Estado de Derecho.

Por la propia dinámica social, las leyes se reforman y se adecuan dentro del conjunto de necesidades e intereses que se generan en el tejido conectivo de la capilaridad social; junto a los derechos inmanentes al ser, como la vida y la libertad, hay también derechos inherentes respecto a las cosas del ser como sus bienes materiales o creaciones intelectuales.

Así, las leyes han trascendido su caracterización de entidades de funcionalidad prohibitiva y sancionadora a entidades de opciones compositivas: tutela jurisdiccional y tutela no jurisdiccional.

Celebramos que en nuestro sistema jurídico coexistan ambos estadios donde se equilibre tanto menos tutela jurisdiccional como sea posible cuanta más adaptación a esquemas no jurisdiccionales como sea necesario.

La vida jurídica se abre camino y amplía sus horizontes en la posmodernidad y la globalización comunicativa en el entendimiento y avenimiento del acceso a la denominada justicia por mecanismos alternativos; así la justicia conmutativa, distributiva, retributiva, restaurativa y compensatoria, puede alcanzar su más alto nivel en la solución de conflictos.

En eso creemos y promovemos la idea de que el Derecho en su ejercicio práctico, manteniendo un criterio de racionalidad jurídica, debe contemplar un carácter de razonabilidad y eficacia para que cumpla su función de instrumento de integración social.